Este artículo lo vamos a dedicar a tratar sobre el papel que desempeña el personal de seguridad privada, entre el mismo el Vigilante de Seguridad Privada, en su tarea de auxiliar a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad Privada.

De acuerdo con la recientemente aprobada Ley de Seguridad Privada 5/2015, de 4 de Abril, el personal de Seguridad privada está llamado a cumplir una importante función de auxilio, colaboración y cooperación con los agentes de la autoridad que desempeñan funciones policiales (Policía Nacional, Guardia Civil y, en su caso, Policía Autonómica y Local).

En este sentido, el artículo 8.3 de esta Ley indica que de conformidad con lo dispuesto en la legislación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, …. el personal de seguridad privada tendrá especial obligación de auxiliar y colaborar, en todo momento, con aquéllas en el ejercicio de sus funciones, de prestarles su colaboración y de seguir sus instrucciones, en relación con los servicios que presten que afecten a la seguridad pública o al ámbito de sus competencias”.

En esta línea, el artículo 32.1 de esta Ley añade que los Vigilantes de Seguridad Privada tendrán como principal función, en relación con el objeto de su protección o de su actuación, detener y poner inmediatamente a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes a los delincuentes y los instrumentos, efectos y pruebas de los delitos, así como denunciar a quienes cometan infracciones administrativas.

En resumen, resulta de enorme transcendencia el cometido que cumplen estos profesionales de la seguridad privada en la tarea, siempre esencial, de preservar el orden, evitar delitos y mantener la seguridad.

Para obtener la cualificación de Vigilante de Seguridad Privada actualmente, basta con estar en posesión del título académico de Graduado Escolar o en ESO, tener capacidad física y psíquica para prestar servicios de seguridad, no tener antecedentes penales por delito doloso ni haber sido expedientado recientemente por infracción a la normativa de seguridad privada. Cumpliendo con estos requisitos, el aspirante habrá de realizar el Curso de formación previa de Vigilante de Seguridad Privada en un Centro autorizado por el Ministerio del Interior, con una duración de 180 horas lectivas en el que estudiará una serie de materias relacionadas con la seguridad privada, y posteriormente deberá superar las pruebas oficiales que convoca varias veces al año la Policía Nacional consistentes en tres ejercicios físicos (flexión en barra o balón medicinal, salto vertical y carrera de 400 metros) y un examen tipo test de 80 preguntas en el que el aspirante debe sacar la mitad para obtener el apto.

El Centro de Formación de Seguridad Privada Aprobé va a celebrar en breve su segunda edición del 2016 del Curso oficial de Vigilante de Seguridad PrivadaEsta acción formativa se desarrollará en horario de tarde-noche, durante dos o tres días por semana. Durante el mismo, nuestros técnicos acreditados por el Ministerio del Interior impartirán una serie de enseñanzas teórico-prácticas tendentes a capacitar al aspirante para desarrollar funciones de seguridad privada con los conocimientos necesarios y, a vez, preparandolo para superar las pruebas indicadas anteriormente. Por último, este Curso tiene plazas limitadas por orden de inscripción. Siendo así, si te interesa, no dudes en contactarnos y te reservamos tu plaza. Si deseas hacerte profesional de la Seguridad privada, no lo dudes y ponte en manos de profesionales, nuestro Centro cuenta con una amplia experiencia en la preparación de estas pruebas con inmejorables resultados.